Anginas y vegetaciones, ¿cuándo operar?

Pregunta: ¿Es muy habitual este trastorno?

Las anginas y las vegetaciones, son como se conocen comúnmente a los procesos infecciosos e inflamatorios de las amígdalas palatinas y de la amígdala faríngea respectivamente.

Se trata de una patología relativamente frecuente en edades entre 6 meses y 15 años, siendo los lugares más húmedos y fríos en los que hay una mayor incidencia, afectando hasta un 20% de los menores de 6 años. Siendo mucho menos frecuente en adultos.

Pregunta: ¿Han aumentado el número de casos detectados?

El número de casos detectados en los últimos años han disminuido, dado que existen mejores métodos diagnósticos y de tratamiento, así como un mayor conocimiento de la enfermedad por parte de la población, y una mayor concienciación de la población para evitar contagios.

Pregunta: ¿Porque se originan?

Tanto las amígalas como las vegetaciones son parte del tejido linfático que forman parte de las defensas faríngeas, las amígdalas son las protuberancias que aparecen en los laterales de la faringe detrás de los pilares palatinos y las vegetaciones se encuentran en la parte posterosuperior de la faringe. Tanto las amígdalas como las vegetaciones se pueden infectar, la mayor parte de las veces por virus y alrededor de un 30% por  bacterias (sobre todo por el Estreptococo). Por lo que es conveniente hacer un test de estreptococo o análisis mediante cultivo en caso de sospecha.

Pregunta: ¿A partir de que edad hay que vigilar su aparición?

Las anginas afectan sobre todo a niños y jóvenes entre 3  y 15 años y las vegetaciones producen problemas sobre todo en la población menor de 7 años.

Pregunta: ¿Cuándo hay que operar?

Habitualmente se recomienda operar las amígdalas y las vegetaciones cuando se tienen más de 6 episodios infecciosos al año, más de 4 episodios infecciosos durante 2 años consecutivos o cuando son demasiado grandes y producen problemas respiratorios, como apneas del sueño, respiración bucal y no nasal, o cuando producen problemas de otitis serosas u otitis agudas de repetición.

Pregunta: ¿han mejorado las técnicas de intervención?

Si, actualmente se pueden realizar técnicas quirúrgicas de reducción de tamaño de las amígdalas o vegetaciones mediante cirugía con Radiofrecuencia o mediante Cirugía endoscópica, sobre todo cuando los problemas son obstructivos, produciendo un menor dolor posoperatorio y un menor número de complicaciones postquirúrgicas.

En los casos de anginas de repetición o vegetaciones se recomienda otras técnicas más convencionales.

Pregunta: Perfil que pueden sufrir.

Habitualmente afecta a niños y jóvenes, aunque se ha visto que en algunos casos existe una mayor tendencia familiar a sufrir estos procesos.

Pregunta: ¿Existen factores de riesgo que podemos cuidar?

Este tipo de infecciones son altamente contagiosas y se contagian con más facilidad en entornos cerrados, como los colegios, por ello es conveniente que los niños permanezcan en casa las primeras 48 horas desde que empiezan a tomar antibiótico, sobre todo en las anginas estreptocócicas, de esta forma se reduce de forma considerable los contagios.

Se debe evitar toser o estornudar sin protegerse con pañuelo de papel.

Es conveniente lavarse las manos con frecuencia.

Pregunta: ¿Que síntomas nos dan la voz de alarma?

Hay que estar atentos con niños que no oyen bien o tienen retrasos en el lenguaje, niños que hacen apneas respiratorias mientras duermen, cuando tiene dificultad para comer y fiebre mayor de 38º C, ganglios del cuello hinchados o pus en la parte posterior de la garganta.

Pregunta: ¿Cuando se debe acudir a consulta o es cuestión de detectarlo en revisiones, análisis, etc?

Los cuadros infecciosos habitualmente se presentan con fiebre elevada y dolor al tragar, generalmente es conveniente en estos casos acudir al pediatra, médico generalista u otorrinolaringólogo, para que realice el diagnostico.

En los niños que tienen otitis de repetición, apneas del sueño o alteraciones dentarias es conveniente hacerle revisiones por el pediatra o por el otorrinolaringólogo, ya que podrán valorar si presentan alguna alteración en las amígdalas o vegetaciones.

Pregunta: ¿Que consecuencias puede tener no operarse?

Actualmente muchos de los problemas infecciosos se pueden evitar con un correcto tratamiento antibiótico.

El problema de los cuadros infecciosos de repetición de causa bacteriana son la posible aparición de fiebre reumática, problemas de corazón, de riñón y otras complicaciones como los abscesos periamigdalares.

En los casos de amígdalas o vegetaciones demasiado grandes, se puede padecer apneas durante el sueño, problemas de audición y del lenguaje.

Pregunta: ¿Que daños a largo plazo causan si no se diagnostican a tiempo?

Las anginas y vegetaciones pueden causar a largo plazo problemas renales, cardiacos, auditivos, trastornos dentarios y paladar ojival.

Pregunta: Hábitos que puedan ayudar antes y tras su aparición.

Los lavados nasales con suero fisiológico ayudan a mejorar la funcionalidad nasal y la respiración.

Para evitar ser fuente de contagio:

  1. Lavarse las manos con frecuencia.
  2. Evitar toser o estornudar sin taparse la boca o la nariz con pañuelo de papel, ya que la tos y los estornudos puede favorecer los contagios.
  3. Evitar compartir alimentos, vasos o utensilios

Para aliviar los síntomas se recomienda, además del tratamiento indicado por su médico:

  1. Hacer gargarismos con suero fisiológico o povidona yodada.
  2. Tomar líquidos fríos o tabletas de helado con sabores.
  3. Tomar líquidos o purés suaves y tibios.